09 May 2019

Los 6 tipos de emprendedores

como emprender

España es país de emprendedores. La actividad emprendedora continúa en aumento, del 5,2% en 2016, al 6,4% de este 2019 según el Informe Mundial GEM 2018/19 (Global Entrepreneurship Monitor).

Aun así, debemos destacar que el país se encuentra por debajo de la media europea, que está en el 7,8%. Una gran parte de quienes emprenden lo hacen porque han detectado una oportunidad de negocio. Pero hay muchas más razones, así como distintos tipos de emprendedores. ¿Con cuál te identificas?

  1. Por necesidad.


    Con la crisis que se inició sobre el año 2007, muchas personas se quedaron sin trabajo y tuvieron que buscar nuevas oportunidades laborales. En la dura senda por encontrar un empleo estable, se plantearon crear su propio negocio y emprendieron. Este tipo de emprendedor abarca diversidad de características, desde los que partieron de cero sin conocimientos para poner en marcha una empresa a los que, con estudio y práctica, ya sabían crear planes económicos. Lo que está claro es que, si estás en esta situación, vas a necesitar constancia y asesoramiento de la mano de los mejores expertos.

  2. Por casualidad y azar.


    Algunos emprendedores explican que no era su finalidad la de crear un negocio ni tan siquiera se lo habían planteado nunca. Pero, quizás por estar en el lugar adecuado y en el momento oportuno, por contactos o por haber trabajado con emprendedores como clientes, un buen día se vieron inmersos dentro de un proyecto de emprendimiento. La suerte es un factor importante en los negocios, si bien esto va acompañado de mucho esfuerzo y trabajo. Este tipo de emprendedor, aunque casual, tiene claro lo que ha conseguido y se adapta a los cambios de forma exitosa.

  3. Emprendedor visionario e innato.


    Es el que ha nacido para emprender. Aunque pueda parecer extraño, no hay tantos emprendedores de este tipo, porque ideas hay muchas pero que se puedan llevar a la práctica y que cumplan una necesidad en el mercado, no tantas. El visionario detecta oportunidad, la implementa y consigue resultados con éxito. Además, se mueve bien en todo tipo de sectores, es pasional, no tiene miedo al fracaso, y siente el emprendimiento como una profesión más vocacional.

  4. Emprendedor persuasivo.


    Suelen creer enormemente en su proyecto y lo llevan a cabo a pesar de incertidumbres y contratiempos. Con ideas innovadoras, con alta autoestima, son apasionados de su trabajo y motivan al resto de sus compañeros para creer en su proyecto. No es tan diferente al tipo de emprendedor innato, pero normalmente éste se va formando con el tiempo. Para verlo más claro ponemos el ejemplo de Steve Jobs, el creador de Apple, que luchó hasta el final para convertir en realidad sus sueños.

  5. El que invierte.


    El emprendedor inversionista es aquel que, a diferencia del resto de emprendedores, suelte contar con capital para invertir y lo que le interesa es ver crecer su propia empresa. Como es el que pone el dinero, no siempre es creativo y suele tener miedo al riesgo.

  6. El especialista.


    No suele tener una alta capacidad emprendedora e innata, pero son muy buenos en un área en particular. Esto hace que tengan unas capacidades y conocimientos superiores para crear, idear e implantar un producto o servicio. Suelen trabajar en equipo porque es una pieza importante del mismo, ya que el innato lo requiere para especializarse. Pero no coordinan departamentos y no suelen ser buenos directores generales.

Si estás pensando en emprender, te recomendamos sin dudar nuestro MBA –Máster en Administración y Dirección de Empresas, ya que está especializado en formar a personas como tú, que buscan emprender y liderar su propio proyecto.

Juan Díaz del Río,

Director de Programas y Responsable del Área de Dirección y Estrategia de EUDE Business School

Topics: emprendimiento