29 December 2017

La empatía: por qué es importante en el trabajo

Posted by Paolo Lombardo

La Empatía por qué es importante en el trabajo

La empatía, o mejor dicho la falta de ella, puede interferir en las relaciones de trabajo, por ello, saber manejarla es muy importante en el ambiente corporativo, dado que permite el desarrollo de lazos más fuertes en la empresa.

Si eres una persona que se preocupa por la evolución de su vida profesional y busca poner en práctica su plan de carrera, la empatía es la clave al momento de discernir los mejores caminos.

La empatía permite a los líderes ser capaces de:

  • Comprender a sus colaboradores y mantener interés activo por sus preocupaciones.
  • Predecir, identificar y satisfacer las necesidades de los clientes y proveedores.
  • Mejorar su capacidad para desarrollar equipos, percibir las necesidades de las personas y reforzar tanto sus aptitudes como influir en sus actitudes.
  • Encontrar mejores oportunidades a través de la combinación de diversos talentos entre las personas con las que se relaciona, valorando de manera positiva la diversidad.

Los líderes empáticos hacen un esfuerzo para conectarse con su equipo, construyendo un sentido de confianza, apertura y comprensión que hace que los colaboradores se sientan apreciados, valorados, oídos, reconocidos y cuidados.

De esta manera, la empatía no es solo una competencia profesional, sino una cuestión de supervivencia en el ambiente colaborativo. Gracias a esta habilidad los trabajadores consiguen adecuarse a la filosofía de la empresa y entender sus necesidades.

Por consiguiente, la empatía permite crear lazos de confianza y colaboración entre los integrantes de una organización: se trata de cultivar buenas relaciones y retener talentos.

Los beneficios de la empatía en el mundo empresarial son los siguientes:

  1. Armonía emocional

Se crean mejores relaciones interpersonales y productivas entre los miembros del equipo, lo que genera un clima de trabajo favorable.

  1. Objetividad

Una persona empática tendrá una visión más allá de los prejuicios y buscará comprender a sus compañeros desde una perspectiva integral, por lo que su trabajo será más objetivo.

  1. Refuerza el aprendizaje

Las personas que sienten empatía por sus pares están abiertas a aprender de los demás, acercándose a sus creencias y reforzando su aprendizaje, adquiriendo así un conocimiento más profundo de la naturaleza humana.

  1. Consolida las relaciones profesionales

Las personas empáticas pueden desarrollar relaciones laborales más fuertes y duraderas en el tiempo debido a su facilidad para relacionarse. Esto es positivo tanto para su trabajo como para su carrera profesional.

Generalmente, se considera que una persona es empática si puede valorar a los demás, es decir, valorar lo que otros dicen, cómo se sienten y qué hacen. Por lo tanto, escuchan atentamente y hacen un esfuerzo por comprender sus inquietudes.

Algunos consejos para desarrollar la empatía:

  1. Escucha y observa

Resulta fundamental escuchar y observar los diferentes perfiles de las personas con las que trabajamos  (desde las más tranquilas y sonrientes, hasta las más serias y tensas)  para conseguir perfeccionar nuestro don natural de crear afinidades.

Busca interactuar con los demás sin prejuicios y, siempre que sea posible, estimula diálogos que demuestren un verdadero interés en percibirlos en su totalidad (con sus cualidades y defectos), permaneciendo atento a las cualidades.

  1. Intenta ser agradable

Procura comprender lo que es importante para la otra persona y esfuérzate por ser agradable. Lo importante es que la situación sea buena para ambos.

  1. Conéctate

Entiende lo que la otra persona busca y cuáles son sus necesidades. Una vez que hayas conectado con la otra persona, se podrá expresar de manera más asertiva. De hecho, puedes realizar preguntas para poder entender mejor el contexto.

  1. Mantén tu autocontrol

Realiza un esfuerzo por colocarte en el lugar de las otras personas para comprenderlas. Así, en este entrenamiento de convivencia positiva, serás capaz de lidiar incluso con las personas más explosivas, y lo que es mejor: sin perder el autocontrol.

  1. Busca el equilibrio

Una forma de no perder la compostura  al enfrentar a personas con comportamientos agresivos es imponerse, pero con actitudes inteligentes. Utiliza un tono de voz moderado, por ejemplo, ya que es un buen comienzo para desestabilizar a un provocador.

De este modo, ejercitamos y exploramos nuestra propia capacidad de afecto e interés por los demás, convirtiéndonos en personas y profesionales mejores.

  1. Confía

La confianza es la clave para que tenga lugar el proceso de empatía. Confiar en ti mismo y en la otra persona es fundamental para establecer una conexión.

 

Nuestra habilidad para aceptar y convivir de manera adecuada con los miembros de nuestro equipo de trabajo nos hace más empáticos y tolerantes, permitiéndonos transmitir nuestro mensaje de forma adecuada.

Las relaciones dentro de una empresa no tienen que basarse únicamente en la competitividad. Cuando hay empatía entre los miembros de un equipo, se pueden alcanzar metas mayores que cuando se toma en cuenta sólo el resultado individual.

El Máster en Coaching (Desarrollo Directivo y Leader Coach) de EUDE Business School está dirigido a los profesionales que deseen realizar procesos de Coaching, profesionales con equipos de trabajo a su cargo o gestores de personas.

 

Paolo Lombardo

Profesor de RRHH de EUDE Business School

Máster Recursos Humanos Eude

Topics: RRHH, Liderazgo, Máster RRHH