26 January 2018

El Big Data como oportunidad de innovación

Posted by Cristina Garcinuno

El big data como oportunidad de innovación

El Big Data es un término que se refiere al gran volumen de datos, tanto estructurados como no estructurados, que se encuentran en los negocios cada día. Un concepto tecnología que ha adquirido gran auge.

Kenneth Cukier, data editor de The Economist y autor del libro La Revolución de los Datos, comenta que “se trata de hacer cosas a partir del análisis de inmensas cantidades de información, que simplemente no son posibles con volúmenes más pequeños”.

Si bien el término Big Data es relativamente nuevo, el acto de recopilar y almacenar grandes cantidades de información para un análisis final es antiguo. El concepto cobró impulso a principios de la década del año 2000, cuando el analista de la industria Doug Laney articuló la definición actual como las tres V:

  • Las organizaciones recopilan datos de una variedad de fuentes, incluidas las transacciones comerciales, las redes sociales y la información de datos de sensores o de máquina a máquina. En el pasado, almacenarlo habría sido un problema, pero las nuevas tecnologías (como Hadoop) han aliviado la carga.

 

  • Los datos se transmiten a una velocidad sin precedentes y deben tratarse de manera oportuna. Las etiquetas RFID, los sensores y la medición inteligente están impulsando la necesidad de lidiar con torrentes de datos casi en tiempo real.

 

  • Los datos vienen en todo tipo de formatos, desde datos estructurados y numéricos en bases de datos tradicionales hasta documentos de texto no estructurados, como son, el correo electrónico, vídeo, audio, datos bursátiles y transacciones financieras.

 

Cada día existe un imparable tsunami de datos, de hecho, según la Unión Europa, tan solo en 2005 se generaron cerca de 1.700 nuevos billones de bytes por minuto, lo que según dicen equivale a unos 360.000 DVDs. Otras cifras son: un billón de consultas en Google, más de 250 millones de tuits en Twitter, 800 millones de actualizaciones en Facebook, 60 horas de vídeos subidos por minuto en Youtube….

Es ahí donde entra el Big Data para lidiar con “las tres V”. Se encarga de almacenar, clasificar, analizar y compartir todo ese cúmulo masivo de la información. Todo esto lo hace a la mayor velocidad posible teniendo en cuenta su extraordinaria variedad.

De esta manera, big data plantea para las compañías más oportunidades que riesgos. Por ejemplo, un hospital podría ahorrar tiempo y dinero si estima la probabilidad de que un paciente empeore en su salud. O una aplicación que pueda comercializar información de los hábitos de consumo de los usuarios.

Pero esto no se encuentra presente solo en las nuevas tecnologías. De hecho, podemos recibir datos de todas partes, de la tierra, la atmósfera, las profundidades del mar, dentro del cuerpo humano, etc.

La combinación de datos supone obtener una información más completa.  De esta manera, las compañías lo utilizan para descubrir los patrones de comportamiento en los consumidores. La empresa estadounidense Walmart, cruzando su base de datos con información sobre el tiempo, descubrió que sus cereales Kellog´s Pop Tarts se vendían más en días de tormenta. De esta manera, los situó en la última estantería de las tiendas, instando a los usuarios a recorrer todo el establecimiento.

En España, la compañía Iberdrola ha podido establecer análisis de patrones de consumo de sus clientes, y de este modo, lanzar tarifas segmentadas. En el largo plazo, el servicio será más personalizado.  

Albert Bifet, investigador de la Universidad Politécnica de Cataluña, comenta que es “apasionante trabajar en equipos que desarrollan nuevas herramientas de software libre para analizar el big data en tiempo real, sobre la base de los datos procedentes de las redes sociales y de la telefonía fija y móvil”.

Este ingeniero, trabaja actualmente en el laboratorio asiático Noah´s Ark Lab de la empresa Huawei en Hong Kong, y según afirma “el big data permitirá, entre otras cosas, hacer recomendaciones cada vez más precisas, basadas en el análisis de nuestro rastro y en la comparación con el de otros usuarios”. Bifet habla de que “somos fábricas de datos andantes”.

Con respecto a las smart cities o ciudades inteligentes también serán posibles gracias a los aparatos conectados a la Red. De este modo, hace posible optimizar el tráfico en la carretera, la red de transportes públicos, gestionar el agua y la energía, e incluso, la seguridad ciudadana.

Eduardo Rodríguez, cofundador de Green Momit, realizó una iniciativa empresarial utilizando el big data para ahorrar energía que ganó la edición española del SmartCamp de IBM. Rodríguez explica que el primer producto “es un termostato WIFI inteligente que puede ser controlado desde cualquier dispositivo móvil y permite ahorrar hasta un 30% de la factura energética”.

La cantidad aplicaciones del big data es inmensa, aunque es cierto que existen algunos riesgos, también aporta grandes ventajas para la sociedad. ¿Quieres ser un experto en Big Data? Echa un vistazo a nuestro máster en Marketing Digital.

 

Cristina Garcinuño

Marketing Assistant EUDE Business School

Tu máster en el mundo real

Topics: MBA, máster MBA, Big data