21 November 2018

Cómo el design thinking puede mejorar la experiencia del empleado

Posted by Paolo Lombardo

design_thinking copia-1

En los últimos tiempos se oye hablar mucho de design thinking pero… ¿qué es exactamente?  Básicamente se trata de un nuevo método de trabajo que consiste en el desarrollo de productos, servicios y soluciones empresariales innovadoras, usando para ello el enfoque y el proceso de trabajo de los diseñadores. Otra característica fundamental del design thinking es la participación de equipos multidisciplinarios  con el objeto de adquirir un conocimiento muy profundo del usuario y sus necesidades.

Las 5 etapas de un proyecto design thinking:

En un proceso de trabajo o proyecto basado en el design thinking se pueden distinguir 5 etapas o acciones fundamentales:

  1. Empatizar. El primer paso es ponernos en la piel de los usuarios de nuestros productos o servicios para, de esta forma, poder empezar a visualizar las mejores soluciones para resolver sus problemas o cubrir sus necesidades.
  2. Definir. Se trata de seleccionar la información de valor de entre todos los datos recopilados en la fase de empatía.
  3. Idear. En esta fase del proceso lo importante es sumar ideas, aunque en principio puedan parecer temerarias o poco realistas. Se trata de dar rienda suelta a la imaginación, sin ponernos límites.
  4. Crear un prototipo. Es decir, construir un modelo básico, rápido y versátil que, tras trabajarlo, completarlo y pulirlo tantas veces como sea necesario, se convierta en ese producto o servicio que realmente va a marcar la diferencia y generar valor para el usuario.
  5. Testar o probar. Una vez tenemos el producto diseñado llega la hora de probarlo con un público objetivo, analizándolo con espíritu crítico hasta lograr el mejor producto posible.

El concepto de trabajo es, como hemos comentado, semejante al utilizado por los diseñadores de productos complejos, en el sentido que se basa en la creación de un diseño modelo basado en la información obtenida del usuario, y poco a poco se le va dando la forma adecuada con la ayuda de un equipo multidisciplinario formado por profesionales de distintos ámbitos.

El  design thinking: un método muy versátil que mejora la experiencia de usuarios y empleados

El design thinking aporta importantes beneficios al usuario final, puesto que al poner el foco en el conocimiento del cliente, el producto finalmente generado se va a caracterizar por aportar verdadero valor, cubrir sus necesidades y problemas al estar más alineados con sus expectativas.

Las ventajas del design thinking para el empleado

Pero probablemente el aspecto más potente del design thinking es que es tan versátil que puede llegar a ser una nueva filosofía de trabajo, mucho más centrada en el propio empleado, que se convierte en el principal cliente.

Esta forma de trabajar puede impactar muy positivamente en los profesionales de las empresas, lográndose ventajas como:

  • Fomentar el trabajo en equipo y el conocimiento mutuo de profesionales y departamentos.
  • Fomentar la creatividad de las personas, permitiéndoles aportar ideas personales, originales e innovadoras.
  • Generar nuevas experiencias, más gratificantes, amenas y de sana competitividad.
  • Humanizar las herramientas tecnológicas, poniéndolas al servicio de los profesionales, y no al revés.

El design thinking es un método de trabajo muy bien recibido por las nuevas generaciones de trabajadores, al valorar positivamente el trabajo en equipo, y teniendo así opciones para proponer y ejecutar sus propias ideas, buscando siempre un plus de originalidad e innovación que les permita crecer en lo profesional y en lo personal.

El Máster de Recursos Humanos de EUDE está principalmente enfocado a trabajar estas nuevas metodologías de trabajo, enfocadas en mejorar la experiencia del empleado, algo imprescindible en este área. 

PAOLO LOMBARDO

Responsable del área de RRHH EUDE Business School

Máster Recursos Humanos Eude

Topics: Máster Recursos Humanos