14 February 2017

Liderazgo empresarial ¿Qué hace un gran Líder?

Liderazgo empresarial. Que hace un gran Lider 

Te presentamos  cinco rasgos que un gran líder debe poseer. 10 razones en las que algunos jefes o responsable de equipo fallan y lecciones que, como estudiante o profesional de un máster debes tener en cuenta para aplicar en un entorno laboral.

Probablemente como profesional, sabes casi todo lo que hay que saber acerca de tu departamento - después de todo, te has estado preparando para ello, o incluso  llevas años trabajando en él.

En un momento dado  tu jefe puede ser promocionado y ser un firme candidato para ser el siguiente gerente del departamento.

Seguramente, esto es algo que has estado esperando o que esperarás, y por lo que te has preparado durante mucho tiempo, consiguiendo un titulo de MBA y tomando la iniciativa en proyectos clave.

                      

En realidad, este es el siguiente paso natural en una carrera profesional.

 

¿Pero te has parado a pensar si eres realmente válido para ese puesto? ¿Tienes los rasgos de personalidad y el talento para desarrollar este papel con éxito?

 

Según una investigación reciente de Gallup, empresa que se dedica a la investigación de mercados y a la realización de encuestas de opinión pública, solo una de cada 10 personas tiene el talento necesario para ser un gran manager.

 

Eso es significativo, porque los gerentes que llevan un equipo hacia la excelencia pueden mejorar significativamente los resultados de una empresa.

 

Rasgos de los buenos líderes.

 ¿Cuáles son las características de un buen liderazgo empresarial? Gallup destaca cinco:

  1. Un buen líder, motiva a cada empleado a tomar decisiones, a ser proactivo y a que adquiera un compromiso con una misión y una visión de forma convincente.
  2. Tiene la capacidad para impulsar los resultados, la capacidad y resistencia para superar las adversidades.
  3. Crea una cultura de asumir responsabilidades.
  4. Construye relaciones que crean confianza, diálogos abiertos y transparencia total.
  5. Toma decisiones basadas en la productividad, no de política empresarial.

Si alguna vez has tenido la suerte o tienes la suerte de trabajar para un jefe realmente bueno, para un gran líder, lo más probable es que la experiencia que adquieras con él se mantendrá en tu cultura laboral para toda la vida.

Los grandes jefes te dejan sentirte verdaderamente inspirado, profundamente comprometido y dispuesto a hacer lo que sea necesario para realizar un buen trabajo.

 

Hábitos de líderes ineficaces:

Los líderes pobres, por otro lado, pueden arruinar tu carrera, disminuir la moral y perjudicar la productividad de un departamento  y, lamentablemente, son demasiado comunes.

Según la investigación del consultor sobre liderazgo Robert Hogan, el 75 por ciento de los empleados dicen que su jefe es la peor parte de su trabajo, y el 65 por ciento dicen que preferirían un nuevo jefe antes que un aumento de sueldo.

 

¿Cómo podemos detectar a un mal jefe?

Estos son 10 signos reveladores.

  1. Tienen hambre de poder. Los buenos líderes delegan tareas, pero no dudan en saltar si es necesario a las trincheras. Solicitan ideas de otros y hablan con todos los miembros del equipo como iguales.
  2. No pueden dejarlo ir. Los buenos jefes aceptan el cambio. Son flexibles y abiertos a nuevas ideas. Están dispuestos a cambiar el paradigma y alejarse de "la forma en que siempre lo hemos hecho.”

  3. No miran más allá. Los buenos líderes establecen la visión. No se atascan con detalles. Se centran en objetivos a largo plazo y comunican estos objetivos de forma clara y concisa.
  4. Ellos crecen en el caos. Un buen líder está orientado al detalle. Organizan todo, desde sus equipos y sus funciones a proyectos, procesos y expectativas.
  5. Odian el centro de atención. Los buenos gerentes son fácilmente accesibles y siempre están a la vista. Reclutan empleados, fijan metas, reportan a la dirección y aceptan responsabilidad por los errores de sus equipos.
  6. Piensan que las indirectas sutiles son la mejor manera de transmitir su mensaje. Los buenos líderes tienen excelentes habilidades de comunicación escrita y verbal. Son claros y directos. No dejan ninguna pregunta sin respuesta.
  7. Ellos piensan que la alabanza está sobrevalorada. Los buenos managers saben que la alabanza es una de las herramientas más eficaces para aumentar la productividad de los empleados. La ofrecen generosamente y sinceramente por un trabajo bien hecho.  
  8. Siempre tienen razón. Un buen líder sabe que estar a cargo no siempre quiere decir que no se equivocan o que son perfectos. Escuchan a otros, alientan ideas y dan todo el crédito donde es debido.  
  9. Le dicen a la gente lo que quieren escuchar. Buenas noticias o malas, los buenos líderes lo transmiten tal y como es. Ellos tienen integridad y sus equipos pueden confiar en que mantendrán su palabra.  
  10. Lideran con un puño de hierro. Los buenos gerentes entienden que el miedo no es un motivador efectivo. Mantienen sus emociones bajo control. Son positivos y se ganan el respeto de su equipo.


Lecciones para aprender.

 

La buena noticia es que puedes aprender mucho sobre la gestión de un mal jefe. Los gerentes más desafiantes te enseñan a ser creativo, a tener el “radar a punto” y a hacer siempre tu mejor trabajo pese a las adversidades.

El autor y líder ejecutivo del pensamiento, Paul Shoemaker, dice: "La escuela de los golpes duros es un gran maestro, incluso si la matrícula es muy alta, precisamente porque las lecciones dejan una huella muy profunda".

Tengas un buen o mal jefe, aprende todo lo que puedas - las lecciones probablemente te harán un mejor líder un día.

 

Juan Díaz del Río

Director del MBA en EUDE Business School

Master MBA

Topics: MBA, Liderazgo, máster MBA, líder

    
Eude te llama