02 December 2016

¿Disculparte te hace parecer débil como gerente de Recursos Humanos?

Posted by Paolo Lombardo

 Disculparte te hace parecer debil como gerente de Recursos Humanos

“Siento decirte esto, pero sí.”

¿Ves lo que acabo de hacer? Me disculpé por adelantado, simplemente por decirte que… disculparte te hace parecer débil como gerente de Recursos Humanos.

Te habrás dado cuenta de que hay personas que rara vez se disculpan y de que también están aquellas que se disculpan demasiado. Ninguna de estas dos posturas es recomendable.

Cuando te disculpas mucho, quizás quieras proyectar la imagen de que eres una persona agradable, educada y accesible. Habrá gente que lo vea así, pero no todo el mundo lo hará.

Mucha gente puede que lo vea como la proyección de una persona débil e incluso habrá quien intente aprovecharse de la situación. Pidiendo disculpas todo el rato demuestras que necesitas la aprobación de otros.

Como profesionales de Recursos Humanos esto es algo que no te puedes permitir.

 

Estás listo para hacer cosas automáticamente que nadie más quiere hacer; decirle a la gente que ha hecho  un buen trabajo, reconocer a la gente por sus contribuciones, escuchar a alguien respirar cuando nadie más lo haría, etc.

 

En general, entre las principales funciones del departamento de Recursos Humanos se encuentran: 

1- Búsqueda de personal. 

2- Selección de personal.

3- Inducción

4- Desarrollo.

6- Control.

7- Administración del personal.

8- Relaciones laborales y resolución de conflictos.

 

Estás en un negocio en el que las personas son el eje central de tu trabajo. Debido a que estas tareas conllevan un contacto directo con los trabajadores muchos de nosotros nos disculpamos más de lo que deberíamos a veces por costumbre o por educación.

 

¡Evita las disculpas innecesarias!

Como trabajador de un Departamento de Recursos Humanos no deberías disculparte  por cosas que están fuera de tu control.

Un candidato se retrasa para una entrevista. Los números de facturación son malos. Un empleado está teniendo dificultades con un gerente difícil.

Estás condicionando a la gente a pensar que no eres un trabajador más, y sí que lo eres.

A veces las cosas salen mal, y a veces los contratiempos son los resultados de tus acciones, directa o indirectamente. Pero a veces no lo son. Si te encuentras listo para disculparte por algo, piensa por un momento si realmente es algo que requiere una disculpa y luego decide si es algo que necesita que tú te disculpes personalmente. En su lugar, pregunta qué puedes hacer para evitar que un problema ocurra de nuevo. De este modo, la percepción que los demás tendrán  de ti será de una persona proactiva, segura y responsable.

 

Además, no debes disculparte por las cosas que realmente están dentro de tu control si ha habido factores externos que han provocado que tu trabajo no haya tenido el resultado que algún trabajador o responsable esperaba.

 

¿Explicar por qué? Sí.

¿Hablar de lo que estás ajustando? Sí.

¿Pedir disculpas? No.

 

No puedes mostrar debilidad. La próxima vez que sientas que vas a decir, "lo siento" en un entorno de negocios, para un minuto y reflexiona sobre los siguientes puntos:

  • Reconoce tu valor como persona: Cuando dices “lo siento” continuamente estás poniendo el énfasis en lo que haces mal. Pero todos somos imperfectos y cometemos errores, uno tras otro. Eso no le resta valor a nadie. Descubre lo mucho que vales sin centrarte en las imperfecciones.
  • Compréndete: ¿Por qué te disculpas tanto? Si es para agradar a alguien o para evitar que se sienta mal, considéralo. Tú no eres responsable de cómo pueda sentirse.
  • Tómate tiempo: Si hay algún problema o conflicto, no tengas el “lo siento” preparado para lanzarlo a la primera oportunidad. Reflexiona con calma sobre si en realidad ha sido culpa tuya.
  • Rompe con el hábito: No digas “lo siento” de forma automática, sino cuando realmente lo sientas y asumas que el error ha sido tuyo.

 

Recuerda que no es necesario disculparse por cada acción que se haga sino únicamente por las cosas en las que se estaba equivocado desde un principio y que han tenido consecuencias empresariales.

 

Paolo Lombardo

Profesor de RRHH de EUDE Business School

Máster Recursos Humanos Eude

 

Topics: Recursos Humanos

    
Eude te llama