17 August 2015

Descubre qué te aporta la formación presencial

Posted by Oscar Zapero

Estudiar un máster de forma presencial o semipresencial es una experiencia educativa plenamente consolidada. Cada año miles de profesionales cursan estudios de postgrado en universidades y escuelas de negocio en todo el mundo.

Formación presencial 

Los primeros programas máster, que vinieron a resolver una carencia de formación directiva de alto nivel hace 60 años, eran 100% formación presencial pero la enseñanza ha cambiado mucho en las últimas dos décadas, y la oferta se ha multiplicado y enriquecido con fórmulas semipresenciales y on line.

Los masters que se cursan total o parcialmente de manera presencial son más caros, están sujetos a unos calendarios y horarios a los que es preciso adaptarse, y suelen conllevar más gastos indirectos (transporte, alojamiento para quienes tiene que trasladarse, manutención…).

Si eso es así ¿Por qué siguen siendo demandados?

El modelo tradicional de enseñanza, organizada en un aula en torno a la figura de un docente, apenas se ha modificado en siglos. Solo la incorporación de algunas tecnologías (ordenadores, cañones proyectores, pizarras electrónicas…) nos separan de la imágenes universitarias de hace 500 años.

Eso tiene que ver con el concepto clásico de enseñanza, en el que quien posee el conocimiento lo transmite de manera personal a sus discípulos. Pero incluso ahora, con infinidad de materiales didácticos publicados en papel y en formato digital, y la posibilidad de recibir esas clases a través de una videoconferencia, la docencia presencial sigue teniendo una serie de valores diferenciales, también en la etapa de la formación de postgrado, que te resumo en estas seis:

 

  • Aprovechamiento máximo de la interacción docente–alumno. Algo que no puede sustituir la enseñanza a distancia, precisamente porque el contacto facilita el flujo del conocimiento, la interactuación y un conocimiento personal que enriquece todo el proceso.

     

  • Posibilidades de desarrollo profesional. La relación con directivos de empresas que dan clase en los masters es un intangible muy valioso. Se trata de contactos de alto valor que pueden suponer un acercamiento al mundo de las grandes empresas y los head hunters.

     

  • Relación con los compañeros. Otro elemento interesante, porque el contacto directo con compañeros de otros países y que se han formado en otras áreas de conocimiento también forma parte del conocimiento adquirido en un máster presencial.

     

  • Oportunidades para participar en la puesta en marcha de nuevos negocios. Hay cientos de casos, algunos publicados y muy conocidos, de start ups y empresas emergentes nacidas al calor de un postgrado presencial, a través del contacto de compañeros de estudio que compartieron sus proyectos y triunfaron en equipo desarrollando un proyecto de fin de máster.

     

  • Bolsa de empleo. Todos los masters presenciales de prestigio cuentan con una bolsa de empleo. Se trata de una aproximación al mundo laboral a partir de los conocimientos adquiridos. 

     

  • Pertenencia a un equipo. Doce o más meses de convivencia en torno a un proceso de aprendizaje intensivo dejan huella. La experiencia alumni también es un valor a tener en cuenta en un máster con formación presencial.

    Como ves, la educación presencial ofrece grandes ventajas a los que se deciden por este modelo de formación.

    Oscar Zapero

    Director Académico EUDE

    Eude te llama

     

Topics: Formación Presencial

    
Eude te llama