14 August 2015

¿Crees que ya no puedes conseguir un ascenso laboral?

Posted by Oscar Zapero

Cinco razones por las que no debes desanimarte.

ascenso laboral 

El ascenso laboral es uno de los valores más ansiados por muchos trabajadores. Pueden existir muchos motivos por los que no consigues alcanzar tu objetivo dentro de la empresa en la que trabajas. Lo importante es que aprendas a fijarte unas metas realistas, marcar el rumbo que debes seguir y, sobre todo, ser perseverante y no desfallecer a la hora de perseguirlo.

Recuerda que el diseñador de tu carrera profesional eres tú mismo.

Te proporcionamos cinco consejos que te acompañarán en el camino para alcanzar tus objetivos y no desesperar en el intento.

1. Mejora tu formación.

La empleabilidad y el nivel de competencia personal son elementos claves para el desarrollo profesional tanto en la propia empresa como en una nueva organización. En este sentido, la formación continua especializada constituye una herramienta imprescindible para tu futuro ascenso laboral.

Seguir formándote en tu ámbito de especialización y en las áreas de la empresa que tengan relación con tu cometido amplía tus posibilidades de crecimiento, y permite que otras personas de la compañía puedan conocerte y contar contigo en un futuro.

Para este cometido estudiar un master online, master presencial o master semipresencial, en la especialidad que tu consideres más apropiada para tu profesión, es una buena opción.

Y sobre todo, no olvides nunca que  una actitud positiva es fundamental. La inquietud por aprender y las ganas de aportar son las que te ayudarán, elijas lo que elijas.

2. Hazte visible. 

Eres el mejor embajador para vender tu potencial, aprende a venderte. Debes de ser capaz de transmitir a tus superiores tus capacidades y actitudes  para desempeñar el puesto al que aspiras. Deja a un lado el pudor y trata de vender tus fortalezas lo mejor posible.

Mejora tus dotes de comunicación, explica bien lo que haces, aprende a convencer y recuerda mantener una actitud optimista que contagie de emociones positivas a tu entorno. Siempre se recuerda mejor a las personas que nos hacen sentir bien.

Si pese a tus esfuerzos no consigues ascender, no desesperes. Trata de mantener tu rumbo y, sobre todo, no bajes el nivel profesional. Quizá esta vez no era tu momento. La autoconfianza y seguir cultivando tus fortalezas te ayudarán a lograrlo, dentro o fuera de tu compañía.

3. Cambia de trabajo.

¿Tiene sentido permanecer en una compañía que no te abre caminos claros de desarrollo profesional?

Si crees que en tu empresa actual no puedes prosperar puede ser el momento de empezar a buscar alternativas. No hay porqué tener miedo al cambio siempre que se realice después de un análisis profundo y estratégico de cuáles son tus motivaciones y aspiraciones en el futuro.

Lo lógico es que permanezcas en la empresa mientras no tengas otras oportunidades, pero mi consejo es que te pongas a buscar ofertas de trabajo que te ofrezcan más posibilidades para demostrar tus capacidades, plantearte retos cada vez mayores y alcanzar un equilibrio personal y profesional.

Cuando una persona siente que su carrera profesional ha llegado al tope en una empresa debe dar un paso y continuar su vida laboral en otra compañía.

Cuando más tiempo permanezca en un puesto por el que no siente ninguna motivación (y, lo que es peor, no prevé encontrarla en un futuro) la empresa estará desperdiciando un activo importante y  estarás dañando e hipotecando tu futuro profesional. Cuanto antes te decidas a dar ese paso más posibilidades tendrás de alcanzar tus objetivos.

4. Asesórate.

Antes de dar el paso de cambiar de empresa debes estar seguro. Quizás consideres que no estás bien valorado pero, tal vez, la empresa crea lo contrario, o bien que la actividad que realiza no te permita desarrollar todo tu potencial. 

Lo mejor es que elabores un currículo y visites una empresa de selección que te asesore. Tantea el mercado, ponte en valor y si encuentras una oportunidad que te permita satisfacer sus expectativas, adelante. De lo contrario, no debes arriesgarte a perder tu puesto sin estar seguro de lo que puedes encontrar.

No olvides que aunque consideres que no te valoran adecuadamente si el mercado, en este caso las empresas, no lo ven así, no encontrarás otro puesto que satisfaga tus expectativas.

5. Emprende.

Si no estás conforme con la valoración que tu empresa tiene de ti y no encuentras nada más atractivo entre las ofertas de trabajo activas en el mercado, no desesperes, quizás lo que necesites es empezar un proyecto por tu cuenta.

Una de las razones más importantes para marcharse de una empresa corresponde principalmente al ámbito de la motivación personal. Entre estas encontramos el espíritu emprendedor y la implicación en nuevos proyectos que atraen a los profesionales inquietos y con talento.

Así, un nuevo reto que represente un avance en el desarrollo profesional en una nueva empresa puede captar la atención de cualquier persona que aspire a crecer en el mundo laboral y decantar la decisión de la misma.

Esto te permitirá ejecutar tus propias ideas. Como empleado, sabes que no es fácil proponer nuevas actividades o estrategias innovadoras y que salgan adelante ¿Por qué no ser tú mismo quien cree una empresa que ejecute la idea y la lleve al mercado? 

Eso sí, tienes que tener en cuenta que emprender es una actividad bastante más incierta que tener un trabajo asalariado. Ni sabes lo que vas a ganar el mes que viene, ni tampoco si lo que estás haciendo ahora te va a funcionar o no. El cliente no es un jefe que tediga lo que haces bien o mal, sencillamente hace negocios contigo o no, y tú tienes que entender el porqué

El reto está en conectar innovación, visión y oportunidad.

Te deseo deseo mucho suerte con tu futuro ascenso laboral. 

Oscar Zapero

Director Académico 

 New Call-to-action

Topics: Motivación

    
Eude te llama