10 January 2016

30 errores que debes evitar en una Entrevista de Trabajo.

Posted by Félix Blasco

Tras la finalización de tus estudios de postgrado deberás enfrentarte a numerosas entrevistas de trabajo, bien para evolucionar profesionalmente o para acceder por primera vez al mercado laboral. Si tienes una entrevista hay una serie de aspectos que debes tener en cuenta a la hora de afrontarla.

 30 errores en una entrevista de trabajo

Cierto es, que no existe ningún manual, ni guía infalible que garantice tu éxito, pero sí existen unas normas no escritas y  que debes respetar. Ellas te ayudarán a destacar  respecto a otros candidatos y a conseguir el puesto deseado

 

Te presentamos 30 cosas que nunca debes hacer en una entrevista de trabajo:

 

 1- Llegar tarde. 

 Una impuntualidad mancharía tu imagen cuando ni siquiera has comenzado a trabajar.

 Intenta llegar unos 5 o 10 minutos antes de la hora a la que estás citado, nunca se sabe si te encontrarás con algún imprevisto que te haga llegar tarde.

 

¡OJO! Tampoco llegues mucho antes, puede reflejar ansiedad y eso tampoco te conviene.

 

2- Presentarte mal vestido.

 Cuando te presentes a la entrevista de trabajo, viste de forma adecuada al puesto y a la imagen corporativa de la empresa.

 

Más importante que el traje es vestir pulcramente y transmitir confianza y profesionalidad. Vete bien arreglado, de acuerdo al estilo que exige la empresa.

 

3- Ir acompañado. 

 Presentarte a una entrevista con tus padres, amigos u otros es inadecuado. ¡Evítalo! Se considera exceso de confianza y proyecta imagen de dependencia y poca iniciativa por tu parte.

 

4- Saludar con un suave apretón de manos.

Un buen apretón de manos al saludar es el primer paso para dejar una buena impresión en la entrevista, tampoco hace falta que le rompas la mano, claro.

Si saludas con un apretón de manos muy suave, es posible que la persona que te entreviste lo asocie con “debilidad”.

 

Piensa que los primeros minutos de la entrevista son cruciales para el buen desarrollo de la misma.

 

5- Cuidado con el lenguaje no verbal.

En una entrevista de trabajo no se tendrá en cuenta únicamente lo que dices, sino que también tendrán relevancia tus gestos, ademanes y tu posición al sentarte.

 

No cruces las piernas y brazos ni te reclines en la silla. Adopta una postura correcta, respetuosa, formal y cómoda. Camina con firmeza, confianza, y  sonríe. No olvides que una correcta posición es señal de confianza en uno mismo.

 

¡Ah! Y no te sientes sin que el entrevistador te haya invitado  y si no está presente en el momento de tu llegada, en cuanto entre por la puerta levántate.

 

Nadie quiere un empleado que no se comporte educadamente con los clientes así que ten mucho cuidado con las normas de cortesía y educación.

 

6- Provocar interrupciones. 

¡Mentalízate! En ese momento no hay nada más importante que la entrevista.

 

Las interrupciones generadas por llamadas al móvil son muy incómodas, apágalo y destiérralo antes de iniciar la entrevista.

Y nunca  cortes a tu interlocutor mientras está hablando, deja que termine y luego intervén.

 

7- Mirar el reloj.

Puedes estar nervioso y ansioso por terminar la entrevista e irte, pero por favor, no mires el reloj. Un buen reclutador puede considerar que no tienes el suficiente interés en el puesto de trabajo. ¡Relájate y demuestra confianza!

 

8- Mostrar nervios, ansiedad o estrés. 

Evita morderte los labios, los movimientos bruscos y repetitivos de las manos, pies, dedos, moverte en la silla, jugar con el lapicero, rascarte…

 

Son algunas expresiones del lenguaje corporal que denotan nerviosismo, ansiedad e inseguridad.

 

9- Mirar mucho o poco a los ojos:

No mirar a tu interlocutor a los ojos es signo de inseguridad.

Míralo a los ojos, pero no sostenga mucho tiempo la mirada, podría considerarse desafío.

¿Entonces qué hago lo miro o no lo miro? Lo mejor es alternar los puntos en los que se enfocan tus ojos, puedes mirar a la frente por ejemplo.

 

10- Mostrar desgana o pesimismo.

No importa que realmente no sea lo que esperabas o haya cosas con las que no estés de acuerdo.

Sonríe y procura crear empatía. Adopta una actitud positiva y mira el lado bueno, siempre te puede servir de práctica para una próxima entrevista o bien si trasmites una imagen positiva, pueden tenerte en cuenta para un futuro puesto de trabajo en el que estés interesado.

Así que si realmente no te interesa con mucho respecto y humildad lo comuniques, esto se considerará como un signo de buen sentido común.

 

11- Falta de confianza.

Carecer de ella se nota. La inseguridad es obvia cuando se vacila al saludar, por ejemplo, o te pones a la defensiva por sentirte aludido o juzgado. Evita ser negativo, demasiado autocrítico o derrotista. Cálmate y confía en ti mismo.

 

12- Mentir sobre ofertas de trabajo.

Muchas personas piensan que no es positivo decir que tienen otras ofertas de trabajo u otras entrevistas, pero sucede lo contrario, ya que tu entrevistador pensará que debes tener mucho potencial y que tiene que “luchar” por ti.


13- Mentir sobre antiguas remuneraciones.

Tampoco tiene mucho sentido mentir sobre el dinero que ganabas en tu último trabajo. Por una parte, considera que los jefes de personal tienen suficiente experiencia en entrevistas y que saben reconocer cuando la gente miente. Por otra parte, es posible que conozcan los salarios medios de las distintas áreas.

 

 14- Falta de Información.

No estar informado sobre la empresa revela desinterés. Investiga sobre el sector, los colaboradores, el entrevistador mismo y todo lo concerniente a la compañía, te ayudará a hablar objetivamente sobre ella y hacer preguntas adecuadas.

 

15- Sin objetivo claro.

Se  claro y concreto en cuanto a tu objetivo como profesional  y manifiéstalo durante la entrevista en relación a qué es lo que quieres lograr en la compañía y para ella.

 

16- Mostrar tus debilidades.

Expón con veracidad tus fortalezas y con delicadeza tus debilidades, muéstrate humano y cercano.

Evita revelar defectos de conocimiento y muestra interés por adquirir nuevas habilidades.

 

17- Vender mal tu marca personal.

Venderse, es clave para triunfar. Da a conocer tu marca personal y haz que te recuerden, es decir, demuestra qué sabes hacer, en qué eres bueno y porque eres el mejor en ello.

 

18- Ser impreciso y poco claro.

Evita muletillas en tus expresiones, así como groserías, palabras coloquiales o vulgares y, el otro extremo, palabras rebuscadas, complejas, tecnicismos o siglas.

Harás que la comunicación sea más sencilla.

 

19- Tema vacaciones.

Por supuesto que para ti es muy importante saber cuánto tiempo tendrás de vacaciones y como será tu horario de trabajo, pero no debes dar la impresión de que esto es lo que más te interesa.  

Evita preguntar sobre las vacaciones.

 

20- Tema económico.

La entrevista de trabajo no es oportuna para negociar la remuneración. Mejor, trátalo en la última parte del proceso de selección, es decir, una vez hayas superado y hayas sido seleccionado para el puesto de trabajo.

 

21- Respuestas cortas, negativas y contradictorias: Sí o no.

 Son las peores respuestas que puedes dar durante una entrevista. Sé explícito y contundente y no esquives preguntas. Se consecuente con lo que dice en tu currículum y lo que afirmas con tus palabras para evitar contradicciones.

 

22- Indiscreción sobre tu persona o Ex-trabajo.

A pesar de haber tenido alguna mala experiencia, sé cordial y discreto al hablar sobre trabajos pasados.

Y respecto a tu vida privada, usa el sentido común, nadie puede obligarte a revelar aspectos particulares o confidenciales.

Evita los detalles y rechaza responder educadamente.

 

23- Ser deshonesto.

 No pretendas ampliar tu CV con conocimientos, habilidades o experiencias laborales que no tienes. Tarde o temprano terminarás siendo descubierto.

 

24- No presentar el CV.

 No llevarlo significaría perder una oportunidad de demostrar el interés por trabajar en la empresa.

Llévalo siempre impecable, claro, objetivo, realista, atractivo y con buena ortografía, impreso o en un dispositivo portátil. También conviene llevar todo tipo de material gráfico que sirva como soporte: diseños, vídeos, blogs, entre otros.

 

25- Repetir lo escrito en tu currículum palabra por palabra.


Considera que la empresa que te ha invitado a una entrevista, primero ha tenido que dar el visto bueno a tu currículum, con lo que no tienes la necesidad de repetir lo que ya saben.

 

Señala  detalles que no constan en tu currículum y que piensas que pueden ser interesantes para el puesto de trabajo que solicitas.




26-  Empezar a tartamudear ante preguntas complicadas.

 

Piensa que la persona que te entrevista seguro que va a buscar ciertas debilidades en tu currículum.

 

Reconócelas y responde con honestidad y firmeza. Son preguntas para las que debes estar preparado y evitar de ese modo sorpresas desagradables.


27- Invadir el espacio del entrevistador.

Cuidado con invadir el espacio del entrevistador y colocar, por ejemplo, el bolso o maletín sobre su escritorio. Es mejor colocarlo sobre el regazo, el suelo o a un lado.

Si necesitas tomar notas, un papel, bolígrafo… pídeselo educadamente.

 Recuerda: Ante todo sigue las normas de educación.

 

28- No prestar atención.

Olvidar el nombre de la persona que entrevista no está muy bien visto. Presta atención a su presentación, sus palabras, preguntas y toda su exposición y responde a lo que se te ha preguntado, no te vayas por las ramas.

 

29- Comer.

 Jamás comas, bebas o mastiques chicle durante una entrevista de trabajo, es una falta de respeto y un gran obstáculo para la fluidez comunicacional.

  

30- Ser descortés.

 Antes de salir agradece a la empresa y al entrevistador la oportunidad que te brindan, resalta los aspectos positivos y olvida los reproches.

Es bueno también enviar un correo electrónico agradeciendo al entrevistador y, de paso, recuérdale que estás a disposición de una próxima reunión.

 

 

 

Tu máster en el mundo real







 

Topics: Consejos

    
Eude te llama