10 May 2016

12 Errores en la dirección de empresas que todo estudiante de Máster MBA debe conocer.

Posted by Félix Blasco

errores basicos en la direccion de empresas master mba

Tras finalizar tu Master MBA online o presencial, ha llegado el momento de poner en práctica todo lo que has aprendido.

Ser el responsable, gerente o directivo de una empresa es una gran responsabilidad, por ello no debes olvidar evitar caer en ciertos errores que se pueden cometer por parte del equipo directivo de una entidad sea del tipo que sea.

 

Recuerda Un buen líder no es solo el que consigue éxitos sino también el que evita errores.

 

 Cuando empiezas a trabajar en una empresa lo haces con la ilusión de aportar lo mejor de ti mismo, de poner en práctica todo lo que has aprendido durante años de formación. Por eso es fundamental conocer qué es lo que no debes hacer, y tratar por todos los medios de evitar los errores más básicos para fortalecer el buen funcionamiento de la empresa para la que trabajas.

 

Estos son algunos de los errores en los que todo buen directivo no debe caer y que en la mayoría de las ocasiones, dificultan el crecimiento de una institución y del directivo que la lidera:

 

 1- No tener objetivos claros: Evita centrarte en el corto plazo. Es fundamental aprender a diferenciar lo importante de lo urgente, y saber coordinar los objetivos individuales con los del conjunto del equipo. En definitiva lograr una buena planificación de los objetivos.

  

2- Carecer de prioridades: Debes reconocer que es lo principal de tu trabajo para poder centrarte en él. Evita gestionar tu tiempo por urgencia.

Recuerda lo que decía ya Buda hace tres milenios: “El que no sabe a qué cosas atender y de cuales hacer caso omiso, atiende a lo que no tiene importancia y hace caso omiso de lo esencial.”

  

3- No medir los trabajos que se realizan: 

La única forma de saber si hemos logrado nuestros propósitos es midiéndolos y comparándolos con los objetivos establecidos.

Muchos gerentes están más preocupados en desarrollar proyectos y en organizar la estructura empresarial que en medir los resultados.

Este es un proceso fundamental pues te mostrará si la planificación y el trabajo que has liderado ha dado sus frutos y si no ha sido así, te da la oportunidad de encontrar los posibles fallos que podrás evitar en proyectos futuros.

 

4- Ser el mejor en todo: 

No eres el mejor por ser el jefe y no lo sabes hacer todo. Delega en tu equipo, esto genera confianza y repercute positivamente en la motivación. Para ser un buen líder hay que fomentar la participación y saber trabajar en equipo.

 

5- Delegar mal:

 Muy relacionado con el punto anterior. No se trata de delegar por delegar, hay que saber hacerlo, en ocasiones delegamos tareas sin tener en cuenta las capacidades de cada uno.

 

Delegar implica analizar qué miembro del equipo está preparado para asumir cada tarea. Hacer que quiera realizarla, no tanto como una obligación, sino como un desafío.  Sin olvidar la importancia de la formación y de guiarlo durante el proceso.

 

6- Escasa sensibilidad hacia los problemas de los colaboradores: 

Directamente relacionado con la Inteligencia emocional, debes lograr ser una persona cercana que escucha  y estimula a sus colaboradores, influyendo en ellos para construir un equipo alineado con la estrategia de la compañía y orientado a la consecución de los objetivos.

 

7- Falta de afán por mejorar:

En ocasiones, el haber llegado a ocupar un puesto determinado  ha costado tanto que puedes llegar a relajarte provocando conformismo y una falta de ambición. No puedes “despistarte”, la aptitud es tan importante como la actitud a la hora de liderar un equipo.

 

8- No aprovechar oportunidades: 

La única manera de sobrevivir es colaborar con nuestro equipo en la creación de proyectos que desarrollaremos para conseguir un fin que cumpla con los objetivos estipulados por la compañía.

Debes demostrar que tienes un espíritu emprendedor capaz de ver más allá, de crear escenarios con más perspectivas que generan un impacto positivo para la cuenta de resultados de la empresa. 

 

9- Funcionar por autoridad jerárquica y mantener una excesiva competitividad:  

Colaborar con las ideas de nuestros empleados y tratar de desarrollar su talento nos hace más capaces y con una mayor posibilidad de tener éxito.

Manteniendo una actitud de “jefe todopoderoso” dejamos de liderar al perder el carisma  que nos hace empatizar con los demás.

También el exceso de competitividad nos puede llevar a ser despiadados solo por conseguir nuestros objetivos, y ver a los miembros de nuestro equipo como enemigos más que colaboradores.

Esta es una actitud que puede llegar a ser autodestructiva a medio/largo plazo. Un equipo que no trabaje a gusto y que no se sienta parte importante de la empresa, no desarrollará todo el potencial que realmente tiene.

 

10- Elegir a empleados con menos conocimientos para que no nos opaquen:

Cuando se puede elegir al equipo de trabajo muchos directivos, escogen al que menos sabe o al que menos inquietudes tiene. La inseguridad en tus propias capacidades frena tu crecimiento profesional y el de tu departamento.

 

11- Buscar culpables y no oportunidades:

Los problemas deben tratarse como posibilidades de mejora. Una de las formas infalibles de detectar un mal jefe es cuando aparece un problema, porque el superior busca un culpable, y no la oportunidad de mejora.

¡Busca las oportunidades y las soluciones!

 

12- Tener miedo al error:

Los estudios demuestran que los líderes más sobresalientes se equivocan tres veces más que los mediocres. Porque arriesgan y porque han aprendido de los fallos cometidos.

Recuerda que “Un error es conocimiento”

 

Existen muchos factores que pueden impedir que progrese alguna empresa, un proyecto, o incluso tú mismo como directivo o gerente de una organización. De ahí, que conocer todas las deficiencias que suelen existir en la dirección empresarial, te permitirán tener una perspectiva para poder solucionarlas y /o evitarlas.

En general para que la gerencia funcione de una manera óptima, se deben considerar una serie de puntos importantes que no tienes que olvidar:

Planeamiento, organización, función y control.

¡Aprende a ser un buen líder!

 

 

Master MBA

Topics: MBA, máster MBA

    
Eude te llama