18 January 2016

10 retos a los que se enfrenta el empleo: La necesidad de formación continua.

Posted by Félix Blasco

10 retos del empleo. Formacion continua

La formación se convierte en una de las claves para el empleo del futuro. El trabajo y las relaciones laborales, tal y como las conocíamos, están evolucionando a una velocidad importante, todo ello unido al desarrollo de la tecnología, hace que las empresas necesiten nuevas estrategias centradas en los trabajadores, en la captación de nuevos talentos y en su capacidad para retenerlos.

La jerarquía existente en las empresas actuales está transformándose con gran dinamismo y tiende a la horizontalidad,  solo las empresas capaces de asumir los nuevos cambios a los que nos enfrentamos serán capaces de mantener un nivel de productividad y competitividad óptimos en el nuevo mercado laboral.

Te presentamos algunos de los desafíos a los que se enfrentan empresas y trabajadores a corto plazo.

1-Estructura horizontal.

Las jerarquías en los puestos de trabajo darán paso a las estructuras horizontales, en donde el “jefe” será un miembro más del equipo y no una figura “todo poderosa” aislada del resto. Deberá saber liderar un equipo y motivarlo, en ningún caso (y como en muchas ocasiones venía sucediendo hasta ahora) deberá imponer su voluntad, eso es una actitud totalmente desfasada y con escasas posibilidades de éxito.

 

2-Oportunidades para escalar.

 La escalera corporativa debe dar paso a las oportunidades para escalar y progresar de los trabajadores. La fidelidad de los trabajadores es una de los primeros cambios a los que se enfrentarán las empresas, lejos queda la fidelidad ciega de una persona hacia la empresa desde el momento en el que entra a formar parte de su plantilla.

A partir de ahora estará marcada por el grado de satisfacción del empleado hacia la empresa. Todo ello debido al gran dinamismo de los mercados, lo que provoca que un puesto laboral no es ya para toda la vida.

Las empresas deben aprender a retener el talento y a no dejarlo escapar, motivándolo y dándole oportunidades para evolucionar dentro de la compañía.

Un trabajador contento y motivado, se traduce en mejoras en su productividad y por lo tanto, en mayores beneficios para la empresa.

 

3- Formación contínua.

La formación continua de los empleados, es algo necesario que favorece la competitividad de la empresa, que debe ser capaz de subministrar el conocimiento oportuno posibilitando formas de auto aprendizaje que permitan una actualización continua de conocimientos.

Aquí cobra especial importancia el e-learning, la formación online, que permite compaginar de forma óptima, vida profesional y familiar con el aprendizaje, gracias a sus horarios flexibles, su tecnología y a sus modernos métodos de enseñanza, y es en ello donde las Escuelas de Negocios cumplen un papel muy importante.   

 

 4. Saber combinar las diferentes generaciones de una plantilla.

Los bajos índices de natalidad y una esperanza de vida en aumento harán que la edad laboral aumente y que el momento de jubilación cada vez se sitúe a una edad más longeva.

Por todo ello, las empresas contarán con varias generaciones de trabajadores en su plantilla. Saber casar las diferencias de cada una es uno de los grandes desafíos. Será crucial saber combinar experiencia de unos e innovación en otros.

 

5- Horarios de trabajo flexibles.

De las arduas jornadas laborales con su más que conocido horario de trabajo fijo, se pasará a unos horarios flexibles.

Los horarios flexibles son una de las principales políticas de RRHH que fomentan y facilitan la conciliación de la vida laboral con la familiar y personal, además:

  • Reducen el absentismo laboral.
  • Mejoran el clima laboral y la satisfacción de los empleados con su empresa.
  • Algunos estudios demuestran que aumenta la productividad y favorece la retención del talento.

 

Si las compañías desean tener un mayor retorno de la inversión, deben incurrir en prácticas de bienestar para sus empleados.

 

 Una de las que ya lo hace desde hace años es Google, que invirtiendo en políticas de bienestar para sus trabajadores ha conseguido aumentar su nivel de satisfacción un 37%, con lo que hacer felices a los empleados sale a cuenta.

 

Recordemos que los trabajadores satisfechos laboralmente están más motivados, más comprometidos y son más productivos, lo que comporta numerosos beneficios tanto para el propio trabajador como para la empresa.

 

6. Trabajo desde cualquier lugar.

Quizás motivado por la flexibilidad horaria, el trabajo desde la oficina empieza a no ser tan necesario como se pensaba: Los espacios físicos se diluyen. Las sedes cada vez son más pequeñas y las empresas comienzan a estar más en la nube gracias a la digitalización de todos los procesos.

 Esto supone un ahorro importante para las empresas en infraestructuras y les obliga a un replanteamiento en su modelo de trabajo.

  

7. Aumento de los trabajadores externos.

Para muchos expertos en Recursos Humanos, el trabajo del futuro pasa por la externalización de trabajos. Esto se pone de manifiesto en el hecho de que el volumen de trabajadores que pertenecen a la estructura de la empresa es cada vez menor.

El reto será saber gestionar a los equipos de plantilla y a los equipos externos.

 

8. Inspirar a las personas para liderar.

Pasamos de mandar y ordenar a los empleados a inspirar a las personas para liderar.

El liderazgo en las empresas avanzará hacia la cercanía con el equipo, el compromiso y la integridad. Se apostará por que el conocimiento emerja de una inteligencia colectiva y no centrada en un solo actor, el jefe.

 En esta labor tiene especial importancia la “gestión emocional”: La empatía y la asertividad forman parte indispensable de la gestión de equipos. Estas técnicas están encaminadas a aprender un manejo eficaz de las emociones de las plantillas.

 

9. Información compartida.

Se acabaron los “secretismos” y la información confidencial de las “altas esferas”. Apostamos por la transparencia. 

Una empresa abierta a su comunidad, trabajadores, clientes, proveedores…esta actitud y voluntad serán claves en la construcción de una imagen de marca atractiva.

 

10. Gestión personalizada del talento.

Los modelos de gestión empresarial se verán modificados, la tendencia son los grupos de trabajo pequeños que resultan más ágiles y flexibles. Permiten una evaluación del desempeño más eficaz y una asignación de tareas más eficiente.

En este marco de trabajo irrumpe la figura de la mujer ocupando un mayor número de puestos de responsabilidad dentro de las empresas. El futuro augura la desaparición de la brecha salarial y el techo de cristal.

 Y tú ¿Estás preparado enfrentarte a estos cambios?

 

Félix Blasco

Director de operaciones EUDE

 

New Call-to-action  

 

 

 

 

 

 

Topics: Consejos, Actualidad

    
Eude te llama